Cuidar su piscina

Tratamiento de una piscina con cloración de choque: modo de empleo

Estás acostumbrado a hacer el mantenimiento de tu piscina regularmente, pero a pesar de todos tus esfuerzos, ¿no consigues purificar el agua? En este caso, ¿por qué no recurrir a un tratamiento de cloración de choque? Aunque es muy eficaz, debe seguir siendo curativo y excepcional. Usado como último recurso, a veces puedes evitar drenar de manera completa la piscina. Si este es el caso, en este artículo encontrarás toda la información que necesitas para darle un tratamiento de choque a tu piscina. Tabla de contenido

Tratamiento de cloración de choque: ¿en qué casos?

En el primer chapuzón o después de drenar el agua.

Cuando se llene la piscina por primera vez un tratamiento de cloración de choque asegurará la buena calidad del agua desde el principio y por lo tanto facilitará su mantenimiento a lo largo del tiempo.

¡Swimmy, la primera plataforma para ganar dinero con tu piscina!

Acondicionamiento para el invierno

Si planea acondicionar su piscina para el invierno y no utilizarla durante varios meses, un tratamiento de cloración de choque limitará la proliferación de impurezas durante el invierno y facilitará la puesta a punto cuando vuelva la temporada de verano.

Si se degrada la calidad del agua

A lo largo de su «vida», el agua de su piscina experimenta ciclos repetidosde variaciones en el pH, los niveles de cloro y el uso. Después de cierto tiempo, puede requerir un mantenimiento más regular y mayores dosis de cloro. El tratamiento con cloración de choque compensará entonces el agua que tiende a volverse verde o turbia más fácilmente.

Los químicos hablan de la edad del agua. Dicen que el agua envejece cuando pasa por ciclos de aumento y disminución del pH, amplias variaciones de temperatura, contaminación y tratamientos. Así que incluso si logras hacer la recuperación del agua, cuanto « más vieja sea », más veces requerirá un mantenimiento regular hasta que la piscina necesite ser drenada.

Cuando hay muchos bañistas

Una piscina muy concurrida requiere una vigilancia especial en relación a la calidad del agua. No importa cuán limpias estén, las personas que frecuentan tu piscina traen consigo gérmenes, bacterias y otras pequeñas joyitas. Un tratamiento con cloración de choque te permitirá por lo tanto recuperar el agua clara y límpida, incluso aunque haya mucho uso.

Condiciones climáticas extremas

Ya sea con una ola de calor, una tormenta o fuertes ráfagas de viento; las condiciones meteorológicas afectan a la calidad del agua para nadar. Los fuertes calores coinciden a menudo con una mayor frecuencia de baño y contribuye al desarrollo de las algas. Igualmente, el viento y las tormentas traen contaminantes exteriores que pueden contribuir a ensuciar el agua.

¡Swimmy, la primera plataforma para ganar dinero con tu piscina!

¿Cuándo evitar el tratamiento de cloración de choque?

Antes de darle un tratamiento de choque al agua, hay que elegir el producto a utilizar. Esta elección dependerá del tipo de mantenimiento que estés acostumbrado a realizar. Lógicamente, si tienes una piscina de bromo, usa el tratamiento de choque con bromo, mientras que si estás acostumbrado a usar cloro, usa el tratamiento de cloración de choque.

Adoptando un producto adaptadoal mantenimiento de las aguas para tu baño te aseguras de que respetas el ciclo y el equilibrio de tu agua pero también de que no deteriorarás los equipos como los filtros, skimmers, etc…

Las etapas para tratar la piscina con cloración de choque

Este es el procedimiento a seguir para tratar la piscina con cloración de choque:

  1. Frota el fondo y las paredes de la piscina y limpia tu filtro
  2. Para evitar daños por el tratamiento, retira los accesorios del agua, incluso los utilizados para el mantenimiento
  3. Para que el tratamiento sea efectivo, el pH debe estar entre 7,2 y 7,4. Así que asegúrate de ajustarlo antes de empezar con el tratamiento.
  4. Inicia la filtración
  5. Determina la dosis: en etapas normales (excluyendo el tratamiento de choque) el nivel de cloro activo debe estar entre 0,4 y 1,4 mg por litro, es decir, con un máximo de 1,4 g de cloro por m3. Para la cloración de choque recomendamos 1 tableta de 20gr / m3 de agua.
  6. Diluye el cloro en un cubo y échalo directamente en la piscina

Para evitar la decoloración o el debilitamiento del revestimiento, evita cualquier contacto de cloración de choque. Aunque es posible ponerlo en el skimmer para algunos tipos de cloración de choque, la mejor manera de evitar sorpresas desagradables es diluir el producto en un cubo y luego verterlo directamente en la piscina.

Como su nombre indica, la cloración de choque es un producto muy fuerte. Por lo tanto, no es aconsejable bañarse durante el tratamiento, ya que esto puede causar quemaduras o enfermedades de la piel. Especialmente para los más jóvenes y débiles, es mejor evitar bañarse durante las 48 horas después del tratamiento de cloración de choque.

Después del tratamiento

Una vez que hayas completado el tratamiento de cloración de choque, deja la filtración en una marcha forzada durante 12 horas. El tratamiento de choque en la piscina aumentará el nivel de cloro temporalmente. Como el cloro es un producto básico, un tratamiento de choque con cloro tenderá a aumentar el pH. Después de la cloración de choque, comprueba el pH con más frecuencia para asegurarte de que no es demasiado alto. Si es así, esta es la página para ayudarte a bajar el pH de tu piscina. Si estás satisfecho(a) con la calidad del agua, limpia otra vez la piscina y pon la filtración de nuevo en modo normal.

Tu piscina puede parecer lechosa después del tratamiento y esto puede deberse a que los residuos de algas permanecen suspendidos en el agua. Esto ocurre a veces después de un tratamiento antialgas o de cloración de choque. En este caso, un floculante permitirá aglutinar los residuos de algas muertas y eliminarlos mejor con una red o un robot.

Y si, a pesar de todos estos consejos y recomendaciones, no consigues tener un agua de baño clara y límpida, puedes considerar la posibilidad de drenar completamente la piscina o confiar su mantenimiento a un profesional que pueda devolverle un aspecto claro y límpido al agua.