Cuidar su piscina

¡Cómo limpiar el agua verde de la piscina en 7 pasos!

No te sorprenderá saber que el agua de una piscina se vuelve verde cuando la invaden las algas. Éstas
pueden desarrollarse rápidamente de un día para otro en verano. ¿Cuáles son los principales
motivos? Un agua desequilibrada y una falta de cloro. ¿El agua de tu piscina se ha puesto verde? No
te preocupes, hoy te explicamos como recuperar su transparencia, para que tu piscina vuelva a estar
clara y cristalina como el primer día.

¿Por qué el agua de mi piscina está verde?


Existen numerosas causas que pueden originar un agua verde en tu piscina. Aunque lo más habitual
es la proliferación de algas verdes, el polen de primavera o la presencia de cobre en el agua también.


Pueden están en el origen del problema.

  • Las algas: un agua verde y turbia

Cuando el agua transparente y clara de tu piscina se transforma en verde y turbia, ¡estamos ante una
invasión de algas de piscina! El pH de tu agua está con toda seguridad muy alto, limitando por tanto el efecto de tu desinfectante.

  • El cobre: Agua limpia y verde claro

Un alguicida de mala calidad, un trozo de metal caído al fondo de la piscina, un agua de llenado ácida o una tasa de pH muy baja pueden ser el origen de la presencia de cobre en la piscina.

  • El polen

En primavera, el polen puede originar un agua ligeramente verdosa. Si no tienes alergias, no tienes porqué preocuparte. Únicamente conecta el filtro del agua durante varias horas y el problema estará solucionado

  • La arena de tu filtro no se ha cambiado en varios años

Si tu piscina cuenta con un filtro de arena, es aconsejable cambiar la arena cada 3 o 5 años. Si no lo has hecho nunca, es posible que el agua de tu piscina se ponga verdosa por un mal filtrado.

  • Una piscina con persiana protectora y con mucho calor favorece la proliferación de algas.

Las persianas protectoras tienen muchas ventajas: protegen el agua de tu piscina contra impurezas, mantienen la temperatura si la piscina es climatizada… Pero en los días calurosos de verano, pueden
provocar un gran aumento de temperatura del agua, lo que puede originar la proliferación de algas y por consecuencia un agua verde.

  • La climatización del agua está demasiado alta.

Por los mismos motivos que el punto anterior, cuanto más alta sea la temperatura del agua, mayor riesgo de que ésta se vuelva verde. El cloro es menos eficaz cuando la temperatura del agua supera los 24°. Climatizar el agua de tu piscina a una temperatura alta tiene una influencia directa en el color y la calidad del agua.

  • Mucha afluencia en tu piscina.

Cuantos más bañistas haya en tu piscina, los riesgos de que ésta se vuelva verde aumentan. Durante la temporada de verano, y tras una tarde de baño en familia o con amigos, los productos desinfectantes se consumen más rápido. En estos casos, es aconsejable analizar a menudo el agua y comprobar que está equilibrada.

  • Presencia de fertilizantes en la piscina.

¿Tu piscina se encuentra en medio del jardín y has plantado césped o flores recientemente? Una simple corriente de aire puede hacer que los fertilizantes lleguen al agua. La mayoría de las veces, este tipo de fertilizantes son ricos en nitratos y fosfatos, lo que acelera el desarrollo de algas.

¿Cómo solucionar el problema?

¿Qué producto utilizar para el agua verde?

Para saber el origen de un agua verde, consigue un kit de análisis de agua completo. Éste deberá incluir:

  • Un test para el cobre
  • Un test para el pH
  • Un test de alcalinidad
  • Un test para el calcio

Si tu piscina está verde por presencia de algas verdes en el agua, tendrás que comprar un producto desinfectante a base de cloro (con una tasa de cloro activo superior al 70% para aplicar un tratamiento de choque al agua de la piscina).

Limpia el agua verde de tu piscina paso a paso:

1.  Limpia tu piscina con el robot aspirador. El primer paso para conseguir combatir el problema es pasar el robot para eliminar todas las impurezas presentes en el fondo de la piscina. Retira al máximo los residuos o sedimentos presentes en el fondo para completar este primer paso.

2. Cepilla las paredes de la piscina. En este paso, equípate de un cepillo anti algas con cerdas duras en lugar de un cepillo de nylon blando. Las algas verdes se adhieren mucho a las paredes. Una vez equipado, remángate y saca músculo frotando a conciencia las paredes y el fondo de la piscina.

3. Comprueba el pH y la alcalinidad de tu agua. Ahora que has limpiado la piscina con el robot y el cepillo, deberás analizar el equilibrio del agua con un kit de análisis. Esta etapa es importante, ya que los resultados de este primer test te servirán de referencia para un segundo análisis, cuando el agua vuelva a estar clara y limpia.

4. Equilibra el agua. La eficacia del cloro depende del equilibrio del agua, por tanto, antes de añadir el producto, regula el TAC de tu piscina y a continuación su pH.

5. Efectúa un tratamiento choque de cloro. Esta etapa es la más importante para deshacerte de algas en tu piscina y conseguir un agua clara. El tratamiento de choque va a subir repentinamente el porcentaje de cloro de tu agua y eliminar las algas definitivamente. Te aconsejamos realizar este paso de tratamiento de choque al menos dos veces, y si el color del agua es verde oscuro (gran concentración de algas) no dudes en repetirlo 3 o incluso 4 veces.

6. Enciende el filtro, y déjalo trabajar. ¡Casi hemos terminado! Ahora que nos hemos ocupado de la piscina y de aplicar el tratamiento correspondiente, hemos eliminado las algas. Ahora sólo tienes que quitarlas del agua encendiendo el filtro para volver a ver tu piscina clara y cristalina. No olvides tener paciencia, ya que después de un tratamiento de este estilo, necesitarás de 4 a 5 días de filtraje intensivo.

Puedes utilizar un clarificante para acelerar el proceso. Si decides utilizarlo, tendrás que dejar de todas formas el filtro activo durante un mínimo de 24 horas.

7. Comprueba nuevamente el equilibro de tu agua. Ahora que el agua verde ha desaparecido y tu piscina luce clara y limpia como el primer día, no olvides hacer un nuevo test del agua.

Ahora que el agua de tu piscina vuelve a ser transparente, debes realizar un análisis para verificar el pH, la alcalinidad y la tasa de cloro. Si continúa desequilibrada, (recordamos: el pH en 7, alcalinidad alrededor de 100 ppm) corrígela.

¡Descubre cómo realizar un tratamiento de choco con cloro en 6 etapas!

Importante: Incluso si no utilizas habitualmente cloro en tu piscina (piscina de sal, bromo u otros), es necesario utilizar cloro para recuperar una piscina con agua verde, y más importante, ¡escoger el tratamiento con cloro adecuado! Una vez que has efectuado el tratamiento, puedes volver a utilizar el método de desinfección que utilizabas anteriormente.

Para finalizar, si has seguido nuestro proceso, deberías poder bañarte nuevamente en tu piscina con un agua transparente ya que, aunque un agua muy cargada en cloro es agresiva para la piel, los ojos y las mucosas, la evaporación y la filtración eliminan rápidamente los excesos de cloro. Dicho de otra forma, puedes bañarte sin problema 24 horas después de haber realizado el tratamiento de choque con cloro.

¿Qué hacer para conservar el agua cristalina?

Puedes evitar muy fácilmente los problemas derivados de un agua de piscina verde revisando regularmente los siguientes puntos:

1. Verificar regularmente la estabilidad de agua de la piscina

Para evitar que el agua se vuelva verde, mantén siempre un pH ideal situado entre 7,2 y 7,4.

Tan importante como el pH es también la medición del TAC de tu piscina (Título Alcalimétrico Completo). Éste índice mide la alcalinidad del agua, es decir, la concentración de minerales. Un buen equilibrio permite, entre otras cosas, limitar las variaciones de pH del agua.

2. Verificar que hay suficiente cloro

La dosis de cloro es también muy importante. En cantidad suficiente, este producto desinfecta, lucha contra las bacterias y bloquea la aparición de algas. Para asegurar un agua para el baño de calidad, una buena dosis de cloro es clave. 

¡Descubre todo lo que debes saber sobre el cloro para mantener tu piscina limpia!

Truco: Un clorinador es un aparato que difunde cloro de forma regular en el agua de la piscina. Muy útil, ya que funciona de forma autónoma y sin electricidad.

Supone una inversión de 100€ a 300€, y te evitará tener que rellenar regularmente tu skimmer de pastillas de cloro.

No te olvides de analizar regularmente el agua cada semana.

Vigilar el funcionamiento del sistema de filtración

Finalmente, la calidad del agua de tu piscina depende del funcionamiento del sistema de filtración. Asegúrate que éste funciona correctamente y, si es necesario, limpia los filtros. Así evitaras un agua de piscina verde o turbia.

¿Cuánto tiempo se necesita para deshacerse del agua verde?

En función de la densidad del tratamiento que has utilizado, volver a tener un agua cristalina puede llevar más o menos tiempo.

Un tratamiento de choque anti algas puede devolver la transparencia al agua en varias horas.

Un tratamiento más suave, cuyo principio activo es el peróxido de hidrógeno, por ejemplo, puede tardar hasta 48 antes de hacer su efecto plenamente. Si tienes alguna duda, no dudes en consultar el modo de empleo del tratamiento utilizado.

Como norma general, cuanto más intenso es el color verde del agua, más tratamiento necesitará para combatirla. Un agua verde translúcida puede venir también de un problema de corrosión en las tuberías.

Te aconsejamos llevar a cabo un mantenimiento continuo de la piscina y adquirir un robot aspirador en caso de ser necesario.

¿Podemos bañarnos en un agua verde?

Estamos seguros de que te habrás hecho esta pregunta: Te desaconsejamos bañarte con una piscina de agua verde. Un agua que ha cambiado de color, ha sufrido una proliferación de micro organismos y de otros elementos contaminantes. El agua no tiene las condiciones óptimas para el baño y puede suponer riesgos para tu salud. Conjuntivitis, otitis, irritación de la piel o gastroenteritis, los organismos presentes en un agua contaminada pueden ser responsables de infecciones de todo tipo.

Un plan de limpieza regular te ayudará a prevenir la aparición de estos micro organismos que pueden causar la coloración verde del agua de tu piscina. También puedes confiar el cuidado y mantenimiento del agua a un profesional. Puedes disfrutar de tu piscina, en un agua clara y transparente sin nada que temer, eso sí, tiene un precio.