Cuidar su piscina

Como eliminar las algas mostaza

Algas mostaza

¡Las algas mostaza (o algas amarillas) son la pesadilla de los propietarios de piscinas! Son conocidas por ser particularmente resistentes y persistentes, pero existe un método definitivo para deshacerte de ellas.

¡Aquí te explicamos como acabar definitivamente de las algas amarillas de tu piscina en 10 pasos!

¡Swimmy, la primera plataforma para ganar dinero con tu piscina!

Elimina las algas mostaza en 10 pasos

Paso 1: Desinfecta los accesorios de tu piscina

Comienza por desinfectar todos los accesorios de tu piscina (juguetes, flotadores, escalera…) con cloro o lejía. Si han estado en contacto con el agua, están contaminados por las esporas microscópicas de algas mostaza. ¡No olvides lavar tus bañadores en la lavadora!

Atención: la lejía ataca a los elementos de plástico, dilúyela con agua antes de utilizarla para deshacerte de las algas mostaza sin deteriorar tus accesorios de piscina.

Paso 2: Limpia las paredes de la piscina

Ahora que ya te has ocupado de limpiar los accesorios, debes ocuparte de la piscina. Con un cepillo anti algas limpia tanto las paredes como el fondo de la piscina. Esta etapa es fundamental para despegar las algas de las paredes y poder aspirarlas fácilmente en el paso siguiente.

Paso 3: Pasa el aspirador de piscina manualmente (en modo WASTE)

Cuando hayas terminado de desprender todas las algas de los muros debes aspirarlas con el instrumento adecuado. Utiliza un aspirador de piscina y actívalo en modo “WASTE” o “DRAIN” (en función de tu modelo).

Intenta retirar el máximo de algas posible para, a continuación, reajustar el nivel del agua.

Paso 4: Limpia tu filtro

¿Los accesorios están desinfectados, las paredes limpias y las algas aspiradas? ¡Ahora es el turno de ocuparse del filtro! Las algas mostaza se cuelan por todo el sistema de la piscina, incluso en el sistema de filtrado, por ello debes ocuparte de limpiar a fondo el filtro, ya que si no lo haces las algas volverán tan rápido como se fueron.

Paso 5: Analiza y equilibra el agua

Antes de continuar, debes asegurarte que el agua esta correctamente equilibrada. Comprueba sobre todo el pH y la alcalinidad. Estos dos parámetros tienen una influencia directa sobre la eficacia del cloro contra las algas mostaza. Equípate con un kit de análisis del agua y regula el pH y el TAC a un nivel ideal.

Paso 6: Tratamiento de choque (x3)

Hemos llegado a la parte más dura del tratamiento. Ahora es cuando podremos recuperar un agua clara y limpia. Efectúa un tratamiento de choque de tu piscina (preferentemente con cloro) multiplicando la dosis por 3. Para este paso, puedes aprovechar e introducir en el agua tus accesorios, así tendrán una desinfección extra.

Paso 7: Filtra el agua

Acciona el mecanismo de filtración de la piscina. Déjalo en funcionamiento al menos durante 8 horas.

Paso 8: Nuevo tratamiento de choque

Las algas mostaza pueden ser muy resistentes ante el cloro, no dudes en aplicar el tratamiento de choque con cloro nuevamente si lo consideras necesario.

Paso 9: Filtra nuevamente el agua

Debes dejar actuar el filtro nuevamente al menos durante otras 8 horas

Paso 10: Equilibra el agua

Comprueba nuevamente el equilibrio del agua para asegurarte que el pH y la alcalinidad tienen unos niveles correctos. Si el nivel de cloro es demasiado alto, debería reducirse naturalmente con el tiempo.

¿Tienes que utilizar un anti algas?

Utilizar un alguicida para eliminar las algas de la piscina puede parecer la solución más evidente, pero… a veces puede ser la peor de las ideas. La mayoría de los anti algas son realmente “tratamientos de choque” con otro nombre por cuestiones de marketing. Otros pueden contener pesticidas, que dan una mayor eficacia al tratamiento, pero pueden acarrear efectos secundarios indeseados. Es el caso, por ejemplo, del sulfato de cobre, que bajo el efecto del cloro puede dejar manchas permanentes en el liner de la piscina.

¿Cómo mantener las algas amarillas lejos de tu piscina?

Lo más sencillo para evitar que las algas amarillas se instalen en tu piscina es tomar precauciones para evitar su aparición.

Mantén tu agua equilibrada

Es un consejo que habrás leído constantemente en artículos relacionados con el mundo de la piscina. Mantén el pH, el TAC y la tasa de cloro de tu agua en los niveles ideales.

Desinfecta tus accesorios

Las algas amarillas se desplazan con el viento. En general, cuando una piscina esta afectada por algas amarillas, todas las piscinas en un perímetro de varios kilómetros están en riesgo de contagio. Desinfecta regularmente tus accesorios para eliminar las esporas que el viento haya podido traer.

Establece un plan de limpieza

Haz funcionar tu sistema de filtración entre 8 y 12 horas por día, todos los días, verifica el pH y el nivel de cloro de tu piscina de forma cotidiana y sobre todo, asegúrate de limpiar las paredes y aspirar la piscina de forma regular.

¡Ya hemos acabado! ¡Ahora serás capaz de tratar y eliminar las algas mostaza de tu piscina como un profesional! Y, sobre todo, recuerda siempre que tratar los problemas antes de que aparezcan es siempre la mejor solución para tu piscina.